Josephine Peary y la conquista del Polo Norte

Josephine ya era una mujer ‘diferente’ antes de casarse con un explorador, pues había logrado algo impensable en la época: que su salario fuera el mismo que el de sus compañeros masculinos. Pero aun así se superó cuando, tras casarse con Robert en 1888, decidió acompañarle en sus expediciones árticas. El anuncio de que viajaría con él a Groenlandia en 1891 causó impacto y desaprobación en la sociedad de la época, que consideraba indecente que una recién casada compartiera una cabaña de madera con su marido y otros cinco hombres (entre quienes estaban Matthew Henson, descendiente de esclavos y primer afroamericano en el Ártico, y el doctor Frederick Cook, con quien Robert más tarde libraría una batalla por la atribución de la conquista del Polo Norte) durante algo más de un año.