Juan Trippe, la Pan Am y los Boeing 314: cuando los barcos volantes dominaban los cielos

Durante los años 30 del siglo pasado, el viaje oceánico estaba al alcance de muy pocas aeronaves. Tan solo los gigantescos dirigibles como el Graf Zeppelin o el Hindenburg y algunos hidroaviones hidrocanoa, capaces de despegar y aterrizar desde el agua podían conseguirlo. De estos últimos, los más elegantes y exitosos fueron los Boeing 314 operados por la Pan Am de Juan Trippe, que dominaron los cielos durante un muy corto pero también muy brillante espacio de tiempo.