El USV Maxlimer muestra el futuro robótico de la exploración oceánica

El barco autónomo USV Maxlimer acaba de completar con éxito una misión de 22 días en la costa suroeste de Inglaterra durante la cual escaneó 1.000 kilómetros cuadrados del fondo del océano Atlántico, vigilado vía satélite desde el centro de control de SEA-KIT en Tollesbury a 500 kilómetros de distancia, demostrando la utilidad de los buques robóticos no tripulados para este tipo de tareas.