Los barcos de TENTE.

Monta. Desmonta. Prueba. Imagina. Encaja. Destruye. Crea. Juega. Vuelve a empezar. Así durante horas y horas. Las pequeñas piezas de TENTE, mezcladas y desordenadas, me acompañaron durante toda mi infancia, siendo uno de mis regalos preferidos en la noche de Reyes. Quizás también te interese… El barco pirata de Playmobil. Si existe un regalo por excelencia…