Extravagantes barcos circulares: del remolcador Umemaru al buque blindado Novgorod (1873-1911)

Los barcos circulares son una excepción. No hay muchos ejemplos en la historia de la construcción naval, y siempre son representados como una excentricidad de su diseñador. El único caso en activo que conozco es el remolcador Umemaru que opera en Japón desde hace unos pocos años. Pero el más famoso sin duda de todos ellos es el Novgorod, un buque blindado construido en la Rusia de finales del siglo XIX por Andrei Alexandrovich Popov, basado en las ideas del ingeniero escocés John Elder, el cual defendía que ampliar al máximo la manga del buque permitiría reducir la superficie a ser blindada a la vez que aumentar el tamaño y potencia de los cañones embarcados.

Los primeros remolcadores eléctricos del mundo ya están aquí

Los buques de la flota mundial son los responsables del 3% de las emisiones globales de CO2 a la atmósfera. Los esfuerzos del sector por reducir este importante impacto ambiental y su contribución al cambio climático están impulsados por la Organización Marítima Internacional, que ha establecido como objetivo la reducción del 40% de las emisiones para el 2030 y del 70% para el 2050 (basados en datos de emisiones de 2018). Mientras el GNL se ve como solo un parche por parte de ciertos sectores, muchas iniciativas buscan la electrificación de la flota allá dónde sea posible, como puede ser el caso de los remolcadores. El Gisas Power, el Sparky y el eWolf son tres de los primeros remolcadores de propulsión eléctrica en el mundo.