Erebus y Terror, los infortunados buques de la expedición Franklin

Fotograma de “The Terror”

Quizá todo esté escrito ya sobre el fatídico desenlace de la expedición Franklin, cuyo objetivo era atravesar y explorar el último tramo del Paso del Noroeste en 1845. Existen miles de artículos en prensa, decenas de libros, películas, documentales e incluso una serie de televisión producida por la HBO en 2018 sobre el tema. Así que en este post nos centraremos tan solo en los barcos participantes en la misma, el Erebus y el Terror, y en las características que los hacían los mejores buques de la época para intentar esta colosal aventura.

El HMS Erebus fue construido para la Royal Navy en 1826 en los astilleros de Pembroke (Gales) como una bombarda de la clase Hecla siguiendo el diseño de Sir Henry Peake. Este tipo de barcos se utilizaba para bombardear las plazas enemigas durante los asedios mientras se protegía el desembarco de las propias tropas, mediante el lanzamiento de morteros. Por ello, sus cubiertas se apuntalaban fuertemente para soportar el empuje durante los disparos y el peso de los morteros y cañones.

El buque desplazaba 372 toneladas, con unas dimensiones de 32 metros de eslora, 8,8 de manga y un calado de 4,2 metros, y contaba con tres mástiles que soportaban las velas con las que se propulsaba. A bordo equipaba 2 morteros de 13 y 10 pulgadas y 10 cañones (8 de 24 libras y 2 de 6 libras) como armamento, mientras que 67 hombres formaban la tripulación.

El Erebus y el Terror en Nueva Zelanda en 1841

El HMS Terror también fue construido como bombarda, en este caso de la clase Vesuvius, en los astilleros de Robert Davy en Topsham en 1813. Con 325 toneladas de desplazamiento, medía 31 metros de eslora por 8,2 de manga y 6,9 metros de calado. Tanto su armamento como el número de tripulantes eran los mismos que en el Erebus.

Fue la fuerte construcción de su estructura la que hizo de estos buques piezas codiciadas para los exploradores de las regiones polares en su camino a través de las aguas cubiertas de hielo. Así, una vez terminada su carrera militar, el Terror se convirtió en un buque de exploración polar y durante el bienio 1836-1837 participó en la expedición ártica del estrecho Frozen con George Back al mando, con el fin de cartografiar el norte de la bahía de Hudson e intentar descubrir si la península de Boothia era una isla o una península. Durante ese viaje, el Terror quedó atrapado en el hielo del estrecho Frozen durante 10 meses, hasta que en el siguiente julio el buque se liberó, llegando a Irlanda en un estado ruinoso tras haber chocado con un iceberg.

El Terror atrapado durante la expedición del estrecho Frozen

Dos años después, el Terror fue asignado para una expedición al polo contrario, junto con un nuevo compañero de viaje, el Erebus. Para la expedición antártica de James Clark Ross se dobló el espesor de las cubiertas de ambos buques, colocando una tela impermeable entre los viejos y los nuevos tablones de madera, el casco fue reforzado a proa y popa por dentro con vigas de roble y por fuera se dobló el forrado, mientras la quilla se forró con planchas de cobre de alto espesor. Durante cuatro años (de 1839 a 1843), el Erebus con el propio Ross al mando y el Terror con Francis Crozier comandándolo circunnavegaron el continente antártico, cartografiando grandes zonas de la Antártica.

Ambos buques fueron escogidos de un nuevo viaje de exploración. En este caso se trataba de un viaje científico y de exploración bordeando el continente americano por el norte, intentando descubrir si era posible la navegación del Atlántico al Pacífico a través del conocido como Paso del Noroeste, lo que acortaría muchísimo el tránsito evitando bordear América del Sur (el Canal de Panamá no se abrió hasta 75 años después).

Se añadieron nuevas planchas a la cubierta principal para aumentar su espesor, planchas de hierro en la proa y la popa para soportar los choques con el hielo y se equiparon con algunos de los últimos adelantos de la época: máquinas de vapor conectadas a hélices retráctiles para ser usadas como propulsión auxiliar, un sistema de calefacción interno que distribuía aire caliente a los camarotes y un fundidor de hielo para obtener agua dulce del hielo. Se convirtieron en los mejores buques de exploración del momento.

El 19 de mayo de 1845 partieron del puerto de Greenhithe con Sir John Franklin al mando del Erebus y Cozier de nuevo comandando el Terror. La expedición Franklin era la mejor aprovisionada de todas las enviadas al Ártico. Entre ambos buques sumaban 129 hombres, y provisiones para tres años formadas por 24 toneladas de carne, 35 toneladas de harina, dos toneladas de tabaco, 7.560 litros de licor y 8.000 latas de comida en conserva, además de dos buenas bibliotecas que contaban con más de 1.000 libros entre las dos. A bordo se encontraban los más modernos instrumentos científicos y de navegación, cámaras fotográficas e incluso un órganillo por buque.

La última vez que fueron vistos fue el 28 de julio de 1845 en la bahía de Baffin por el ballenero. Nada se supo de ellos durante los tres años siguientes, y solo gracias a la presión ejercida por la esposa de Franklin se organizó una expedición de búsqueda y rescate en 1848. Durante la segunda mitad del siglo XIX, más de 35 expediciones partieron en la búsqueda de los barcos y sus hombres, de los que solo el explorador John Rae recuperó unas reliquias en posesión de un inuit en 1854, y una nota de Frazier con el malogrado destino de la expedición por Francis McClintock en 1859 en la isla del Rey Guillermo.

Gráfico de El Periódico mostrando la ruta de la expedición Franklin

Diferentes artilugios, objetos y tumbas de la expedición fueron encontrados a lo largo de los siglos XIX y XX, pero los propios barcos permanecían desaparecidos. Libros, herramientas, botas, botones, cucharas, peines, relojes de bolsillo, latas de comida, la nota de Crozier y Fitzjames, e incluso un trozo de carne enlatada de la expedición de Franklin están almacenados en la colección del Museo Marítimo Nacional en Greenwich en Londres. Los artefactos recuperados del Erebus y el Terror, incluidas las campanas de los barcos, y otras reliquias forman parte de la exposición itinerante Death in the Ice, actualmente en exhibición en el Museo de Anchorage en Alaska.

El 9 de septiembre de 2014 la expedición de búsqueda Victoria Strait Expedition encontró finalmente el pecio del Erebus al este del golfo de la Reina Maud; dos años después, el 11 de septiembre de 2016, aparecía el Terror al fondo de una bahía al sur de la isla del Rey Guillermo. A día de hoy, se cree que los tripulantes del Erebus y el Terror perecieron tras quedar los barcos atrapados en el hielo por una combinación de diferentes factores: envenenamiento por plomo de las latas de conservas, disentería, neumonía o tuberculosis, añadidos al efecto del frío y el hambre. O quizá los pocos supervivientes fueron atacados por un Tuunbaq. Solo la ciencia forense podrá aclararlo en el futuro.


Para saber más:

Buques Logisticos y de Exploracion en Antartida, en Historia y Arqueología Marítima
“The Terror”, la expedición perdida de Franklin, en Un barco de película
19 Facts About the Franklin Expedition, the Real-Life Inspiration for The Terror, en MentalFloss


También te puede interesar:


Juan A Oliveira es el responsable de las Áreas de Ingeniería Naval Aplicada y Estructuras en CT Ingenieros. Desde 2013 edita y coordina el blog de temática naval vadebarcos.net. Puedes conectar con él a través de Twitter o LinkedIn.

Si te ha gustado la entrada, puedes recibir las nuevas entradas del blog en tu correo electrónico en el botón de abajo. Además, puedes seguir toda la actualidad del mundo de los barcos en el Twitter o el Flipboard de Vadebarcos.

Únete a otros 349 seguidores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.