La patrullera Río Flumen de AISTER, alta velocidad y maniobravilidad al servicio de la Guardia Civil


La HS60 Río Flumen es la última incorporación a la flota del Servicio Marítimo de la Guardia Civil (SEMAR). Diseñada y construida en aluminio por el astillero pontevedrés Aister para operar en la zona del estrecho de Gibraltar contra el narcotráfico, el crimen organizado y la inmigración irregular, la Río Flumen es una de las lanchas interceptoras más rápidas en el mundo hoy en día gracias a los 60 nudos de velocidad máxima que es capaz de alcanzar y la más rápida con propulsores a chorro de agua.

Aister lleva más de 30 años construyendo embarcaciones profesionales de aluminio como patrulleras, catamaranes de pasajeros, workboats o barcos de rescate para diversos Cuerpos de Seguridad del Estado como la Guardia Civil, la Armada Española, la Unidad Militar de Emergencias (UME) o Navantia. El astillero se encuentra ubicado en Moaña en la orilla norte de la ría de Vigo, y cuenta en su plantilla con más de 100 profesionales repartidos entre su propia oficina técnica, formada por ingenieros industriales, navales o arquitectos, y su personal de taller, caldereros y soldadores. Sus instalaciones de 25.000 metros cuadrados en primera línea de agua y con acceso directo al mar les permiten entregar sus barcos ya listos para salir a navegar, ahorrando costes de transporte a sus clientes.

El aluminio ofrece a Aister la posibilidad de unir estética, comodidad, navegabilidad y durabilidad en todos sus productos, mediante el uso de una aleación de máxima calidad y una perfecta ejecución en la soldadura que logra que el material no pierda ninguna de sus propiedades mecánicas. De esta forma el astillero puede ofrecer barcos seguros, resistentes y duraderos, con costes de mantenimiento bajos y características propias. Y una de sus últimas entregas fabricadas en este material es la patrullera HS60 Río Flumen del Servicio Marítimo de la Guardia Civil (SEMAR), una de las lanchas interceptoras más rápidas en el mundo hoy en día gracias a sus 60 nudos de velocidad máxima. 

Mediante el uso de aluminio, Aister ha conseguido reducir el peso de la embarcación a la mitad comparado con el resultado de haberla construido en acero naval. No solo eso, sino que la embarcación es también más resistente que si hubiera sido construida en poliéster reforzado de fibra de vidrio (PRFV) como sus predecesoras. En total, sumando su propio peso al de los consumibles (aceites, combustibles y agua) la Río Flumen pesa tan solo 28 toneladas. Gracias a su ligereza y los dos motores de 1.325 kW cada uno que alimentan los dos propulsores a chorro de agua que la impulsan, la interceptora es capaz de navegar a una velocidad sostenida de 55 nudos y máxima de 60.

Diseñada desde cero por el astillero pontevedrés, la Río Flumen tiene unas dimensiones de 18,5 metros de eslora por 4,5 metros de manga. En su interior cuenta con espacio para cuatro tripulantes, que pueden gobernarla desde un puesto interior o uno exterior con visión de 360º, sentados cómodamente en asientos ergonómicos con amortiguación antishock. Para navegaciones de larga duración la embarcación está equipada con camarote, cocina y baño. Dispone también de un radar de navegación, sistema de comunicación por satélite, proyector de luz con un alcance de 1.200 metros y un lanzagranadas automático de 40 mm.

El diseño de su casco, en V profunda, le permite navegar a altas velocidades sin reducir la maniobrabilidad y agilidad necesaria en las persecuciones, siendo capaz de girar 360º en muy poco espacio y de detenerse de velocidad punta a cero en tan solo 36 metros. La patrullera está configurada para hasta doce horas de patrullaje a una distancia máxima de la costa de 20 millas.

Con una vida útil de 15 años, la Río Flumen se encuentra ya patrullando en la zona del estrecho de Gibraltar desde su base en Algeciras como parte del Plan Integral de Seguridad del Campo de Gibraltar, en tareas de lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y la inmigración irregular. Es la primera de dos embarcaciones adjudicadas en octubre de 2021 a Aister con un presupuesto total de 4,5 millones de euros. La segunda unidad se incorporará este verano a la provincia de Huelva. Además, el astillero de Moaña se ha adjudicado un segundo concurso para la construcción de otras tres embarcaciones para la Guardia Civil, ofreciendo una versión optimizada de la HS60, por un valor de 7,2 millones de euros.


También te puede interesar:


Juan A Oliveira es Ingeniero Técnico Naval por la Universidade da Coruña y MBA por la UNIR. Desde 2013 edita y coordina el blog de temática naval vadebarcos.net. Puedes conectar con él a través de Twitter o LinkedIn.

Si te ha gustado la entrada, puedes recibir las nuevas entradas del blog en tu correo electrónico en el botón de abajo. Además, puedes seguir toda la actualidad del mundo de los barcos en el Twitter o el Flipboard de Vadebarcos.

Únete a 629 seguidores más

Anuncio publicitario