Khalilah, el superyate de fibra de carbono.

548ae043-d975-4878-9fee71af2fafde83

El superyate Khalilah en Fort Lauderdale (fuente: superyachttimes.com)

En un mundo de yates y más yates blancos de clásico diseño, el Khalilah rompe las normas con su aspecto deportivo y sus acabados dorado y negro. Entregado a su propietario en julio de 2014, es la primera unidad de la clase SuperSport de los constructores norteamericanos Palmer Johnson. El uso de fibra de carbono en toda su construcción lo hizo merecedor del premio al yate más innovador del Salón Náutico de Cannes de 2014.

Palmer Johnson

En un par de años Palmer Johnson celebrará su centenario. Fundada en 1918 en Sturgeon Bay (Wisconsin, EE.UU.) por Hans Johnson y Herman Gmack, la compañía se dedicaba en sus inicios a la construcción y reparación de la flota pesquera de los Grandes Lagos. Palmer Johnson, hijo de Hans, decidió darle un giro a la empresa cuando en 1926 construyó el primer yate de la compañía. Ganándose poco a poco una reputación de calidad, los pedidos fueron llegando uno tras otro.

pj-sb-photo1

Instalaciones de Palmer Johnson en Sturgeon Bay (fuente: palmerjohnson.com)

La producción de yates paró durante la Segunda Guerra Mundial. Sturgeon Bay Boat Works, como era nombrada la compañía en esa época, se dedicó a la construcción de embarcaciones auxiliares para la marina, retomándose la construcción de embarcaciones de recreo una vez finalizada la contienda. En 1956, tras ser adquirida por un grupo local de hombres de negocios, la compañía cambió su nombre al actual: Palmer Johnson Boats.

A partir de 1961, y gracias a una asociación con la firma italiana de diseño de yates Nuvolari Lenard y bajo el mando de Pat Haggertym, uno de los fundadores de Texas Instruments, Palmer Johnson se lanzó a la producción de yates de aluminio, toda una innovación en la época. El primero de ellos, el Isanti, vería la luz en 1962.

1703-image2

El Isanti de 1962 (fuente: sparkmanstephens.blogspot.com)

A partir de ahí, los récords caerían uno tras otro: en 1966 se botó el Firebird, el velero de aluminio más grande en su momento; en 1979, entregaron el Fortuna para el Rey Juan Carlos I, que sería el yate más rápido del mundo durante una década; en 1998, La Baronessa, el yate de aluminio más grande construido en los EE.UU.

baron5

Yate La Baronessa (fuente: wellandcanal.ca)

Palmer Johnson ha entrado en el siglo XXI con la clase SuperSport. Estos son sus primeros yates en fibra de carbono, y los culpables de que la compañía traslade su sede fuera de los Estados Unidos, desde Wisconsin hasta Holanda, con la intención de acercar su centro de producción a Noruega, el lugar en donde se producen sus cascos de fibra de carbono y así evitar tener que llevarlos desde este país hasta los EE.UU. para finalizar los yates.

La clase SuperSport: el Khalilah

La empresa americana quería hacer algo diferente cuando en 2010 contrató a Berkeley March, finalista del premio al diseñador joven del año 2008 de la revista Boat International para la concepción de la clase SuperSport. Sus primeros diseños vieron la luz en 2011, basados en las premisas de velocidad, eficiencia y confort. El primer pedido llegó solo unos meses después. Un antiguo cliente de Palmer Johnson, poseedor del superyate O’Khalila, encargaba la primera unidad de la clase.

El astillero noruego Brødrene Aa, especialista en ferris de alta velocidad de fibra de carbono, fue el escogido para su construcción. Allí se ensamblaron el casco y la superestructura y se colocaron los motores y los ejes, para, a finales de 2013, trasladar el yate inacabado a la sede de la compañía en Wisconsin, en donde el buque fue terminado en 2014.

b99316938z-1_20140723202052_000_god75icp-2-1

El Khalilah en las instalaciones de Palmer Johnson (fuente: jsonline.com)

El yate, de 49 metros de eslora por 11 de manga, es un trimarán cuyo casco central está rematado con una proa invertida capaz de atravesar las olas. Los cascos laterales dan la estabilidad necesaria al conjunto como para poder prescindir de aletas estabilizadoras. El Khalilah es el mayor yate del mundo construido exclusivamente en fibra de carbono. La utilización de este material permite una reducción del 30% del peso frente a la construcción tradicional en acero y aluminio. Sumando su forma y sus materiales, Palmer Johnson acredita un ahorro del 50% del combustible sobre yates de tamaño similar.

El exterior del yate está marcado por sus colores dorado y negro y sus agresivas líneas. Sobre la cubierta, no hay ningún elemento que rompa su estética: ni embarcaciones auxiliares, ni grúas, anclas o cabrestantes. Todo permanece oculto en su interior.

features-01

La “mooring room” escondida bajo la cubierta (fuente: palmerjohnson.com)

Los cascos laterales sirven como garaje para una embarcación auxiliar de siete metros de eslora y tres motos de agua, y limitan por los lados los 110 metros cuadrados de la cubierta de popa, cerrada por una gran puerta de cristal. No es el mayor panel acristalado del yate. Este se encuentra en la superestructura, envolviendo el salón principal, con unas dimensiones de 6,6 por 2,2 metros. Todos estos grandes cristales de la marca DuraShield Marine Glass han sido fabricados por los especialistas neozelandeses Glasshape, y están compuestos por dos capas de cristal laminado con una resina entre ellos que rechaza el calor.

khalilah_lo-3183

La cubierta de popa del Khalilah (fuente: palmerjohnson.com)

La cubierta inferior del Khalilah está habilitada con los camarotes para invitados y los alojamientos de los nueve tripulantes del yate (cuatro camarotes dobles y uno más para el capitán). En la cubierta principal se encuentra el salón principal, de 80 metros cuadrados, la cocina y dos camarotes principales. La cubierta superior es el lugar para el puente de mando, replicado a menor tamaño en un puente auxiliar exterior en la cubierta superior.

A pesar de ser un barco de desplazamiento el Khalilah es capaz de alcanzar los 30 nudos (55 kilómetros por hora), gracias a su diseño y sobre todo, a su escaso peso debido al material utilizado en su construcción. Dos motores MTU que suman 3.878 kW propulsan el yate. A toda velocidad, el Khalilah consume 1.000 litros por hora, pero a la velocidad de crucero de 15 nudos el consumo cae hasta los 159 litros por hora, lo que le da a la embarcación una autonomía suficiente para cruzar el Atlántico.

khalilah_hi-3664

Vista de estribor del yate (fuente: palmerjohnson.com)

Características generales.

Eslora: 49 metros
Manga: 11 metros
Potencia: 3.878 kW
Velocidad máxima: 32 nudos
Pasajeros: 12
Tripulantes: 9

8

Disposición general del Khalilah (fuente: cosasexclusivas.com)

Características completas del Khalilah aquí y aquí.

Para saber más:

Página web de Palmer Johnson, y perfiles en Facebook, Twitter y LinkedIn.

Página web de Brødrene Aa, y perfil de Facebook.

– On board Khalilah, the first all-carbon 49m superyacht, en Boat International.

– ‘Khalilah’, el yate de ‘oro’ de Palmer Johnson, en Nauta360

– Palmer Johnson delivers first SuperSport 48M Khalilah, en Ocean Yacht Charter.


Un artículo de Juan A Oliveira. Si te ha gustado la entrada, puedes seguir el blog por TwitterFacebook  o correo electrónico (búscalo más abajo),  para recibir las actualizaciones semanales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s