A flote el S-81 Isaac Peral, uno de los submarinos más avanzados del mundo

Cuando se cumplen 30 años de los primeros estudios de viabilidad, 17 desde la orden del Ministerio de Defensa para su adquisición, y con 10 años de retraso sobre la fecha inicialmente fijada, por fin ha llegado el esperado momento de la puesta a flote de uno de los submarinos no nucleares más avanzados del mundo, el S-81 Isaac Peral. La ceremonia de puesta a flote de la primera de las cuatro unidades de la serie de submarinos S-80, diseñada y construida íntegramente en España, tendrá lugar el 22 de abril en las instalaciones de Navantia en Cartagena.

Imagen

La situación del arma submarina de la Armada Española es crítica. Los continuos retrasos del programa S-80 han dejado a la Armada con tan solo dos unidades en funcionamiento, el número más bajo desde la década de los 70 del siglo XX, los submarinos Galerna y Tramontana, dos de los cuatro submarinos construidos de la obsoleta clase Galerna. Es más, para ser exactos, tan solo el Tramontana se encuentra operativo, ya que el Galerna se encuentra en la recta final de su quinta gran carena, el proceso por el cual se inspeccionan y reparan todos los equipos y materiales de un submarino, y que suele mantenerlo fuera del agua durante dos años. 

Ambos submarinos, puestos en servicio en 1983 y 1986, han superado considerablemente los 30 años de vida útil para los que fueron programados, pero se mantienen en servicio para no perder una capacidad clave de la Armada. Al igual que sus predecesores de la clase Delfín de los años 70, los Galerna se construyeron en el actual astillero de Navantia en Cartagena siguiendo la ingeniería de la empresa estatal francesa DCNS. Esa colaboración se extendió a la fabricación para Chile, Malasia y la India de diez unidades de los submarinos de propulsión diésel eléctrica de la clase Scorpène. Pero esta cooperación franco-española se rompió en 2004, cuando el Ministerio de Defensa encargó el diseño y fabricación de los cuatro submarinos de la clase S-80 al astillero público español.

El proyecto para la nueva clase S-80 comenzó a finales del año 1991 con la fase de estudios preliminares y se retomó en 1997 con la redacción del documento Concepto Preliminar de Objetivo de Estado Mayor (ONST). Durante los siguientes años el proyecto continuó su desarrollo, con la definición del prototipo en 2001. Así hasta 2004, fecha de la ruptura con DCNS, entre otras razones debido a que la Armada buscaba un submarino de mayores capacidades que los de la clase Scorpène. Tras cinco años de litigio, en los que los franceses acusaron a Navantia de utilizar el diseño del submarino francés como base del proyecto S-80, simplemente intercalando el módulo de la propulsión independiente del aire en su estructura y añadiendo los sónares y el sistema de combate de Lockheed Martin, la disputa acabó resolviéndose de manera amistosa.

Con la fase de diseño terminada y marcando como fecha de entrega a la Armada del S-81 en el año 2013, el primer submarino de la serie comenzó a fabricarse en el año 2008. Pero el proyecto se enfrentó a dos grandes desafíos: el desarrollo de un sistema de propulsión independiente del aire y un problema de sobrepeso de unas 100 toneladas detectado en 2013 que comprometía la reserva de flotabilidad del buque. La construcción de los submarinos se detuvo, y se recurrió a la asistencia de General Dynamics Electric Boat para la evaluación y corrección del sobrepeso. El resultado, el aumento del submarino en un anillo (sección estructural en que se divide el casco) de 10 metros para aumentar la flotabilidad y compensar el sobrepeso, pasando la eslora total del submarino de los 71 a los 81 metros finales. Defensa aprobó el nuevo diseño en 2016, lo que conllevó no sólo un retraso en la construcción sino también un aumento en el presupuesto del proyecto, pasando de los 1.800 millones de euros originales a casi 4.000 millones, 1.000 millones de euros por unidad.

El submarino S-80, uno de los más avanzados del mundo, será puesto a flote  el 22 de abril

El otro gran desafío del proyecto fue el desarrollo de un sistema de propulsión independiente del aire (AIP por sus siglas en inglés), encargado en paralelo a dos empresas españolas, Abengoa Innovación y Técnicas Reunidas. Finalmente, será el sistema de Abengoa el que se instalará a bordo de los nuevos submarinos. El AIP es un sistema intermedio entre los submarinos convencionales diésel eléctricos, que necesitan subir frecuentemente (cuestión de días) a la superficie para recargar sus baterías con sus motores en funcionamiento, mostrándose vulnerables a la detección y ataque enemigos, y los submarinos nucleares que pueden permanecer casi indefinidamente bajo el agua al no depender su propulsión nuclear del oxígeno del aire.

El AIP de la clase S-80 les permitirá mantenerse bajo el agua hasta 21 días sin necesidad de subir a la superficie, gracias a la pila de combustible que utiliza hidrógeno producido por un procesado de bioetanol y oxígeno para generar energía eléctrica con la que recargar las baterías del submarino. De todos modos, el retraso en su desarrollo, hará que tanto el S-81 como el S-82 no sean entregados a la Armada con el AIP instalado, sino que se les colocará durante sus grandes carenas de 2029 y 2031 respectivamente. Los otros dos submarinos de la serie, el S-83 y el S-84, sí serán entregados con el AIP instalado a bordo.

El submarino militar S-81, la nave más moderna de España y una de las más  avanzadas del mundo, ultima su botadura - RT

El S-81 tiene unas dimensiones de 80,8 metros de eslora por 11,68 metros de manga, con un diámetro del casco de 7,3 metros y un desplazamiento en inmersión de unas 3.000 toneladas. El diseño de su hélice y sus reducidas firmas firmas magnética, acústica, radar e infrarroja hacen del S-81 un submarino casi indetectable. Gracias a su alto nivel de automatización , el submarino puede ser tripulado por tan solo 32 personas, que junto a ocho operativos de Operaciones Especiales suman las 40 personas que pueden instalarse a bordo, cada uno con su propia litera, eliminando la tradicional “cama caliente” de los submarinos. El submarino cuenta con seis tubos lanzatorpedos y está preparado para lanzar misiles crucero Tomahawk, capaces de alcanzar un objetivo enemigo a más de 1.600 kilómetros de distancia.

Las diferentes misiones para las que se han construido los nuevos submarinos de la Armada Española son la proyección del poder naval sobre tierra, la protección de una fuerza desembarcada, la vigilancia litoral y oceánica, el ataque o protección de una fuerza naval y la disuasión de una fuerza naval hostil, mientras hace frente a diferentes amenazas como campos de minas, buques de superficie, aeronaves antisubmarinas o submarinos nucleares y convencionales de diseño avanzado.

Con la próxima celebración de su puesta a flote se marca uno de los hitos más importantes del proyecto. Tras ella llegarán las diferentes pruebas de puerto con el submarino amarrado al muelle de armamento y nueve meses después, en el primer trimestre de 2022, será el turno de las pruebas de mar, que se extenderán durante un año hasta la entrega definitiva a la Armada del S-81 entre febrero y marzo de 2023. Trás el Isaac Peral, serán entregadas las tres unidades restantes de la serie: el S-82 Narciso Monturiol en diciembre de 2024, el S-83 Cosme García en octubre de 2026 y el S-84 Mateo García de los Reyes en febrero de 2028.

El desarrollo de un programa tan complejo como es el del diseño y construcción de un submarino pondrá a España en la vanguardia de este sector de la industria naval militar, entrando en el selecto club de países que cuentan con esta capacidad, no más de diez en el mundo, junto con las tres grandes potencias militares, Estados Unidos, Rusia y China, y otros siete países más: Reino Unido, Francia, Alemania, Suecia, Japón y las dos Coreas. Además, el impacto económico en la región de Murcia ha sido enorme, suponiendo un 10% del empleo industrial de la comunidad (más de 6.000 puestos de trabajo sumando empleo directo, indirecto e inducido) y representando con 80 millones de euros el 1% del PIB regional. 

Por otro lado, la clase S-80 abre a España el acceso a un nicho de mercado hasta ahora vetado, ofertando a la construcción de submarinos para países como la India, que pretende construir seis submarinos localmente de diseño extranjero. Navantia aspira a que los S-80 se conviertan en un producto tan exportable y rentable como el buque de asalto anfibio Juan Carlos I (del que se construyeron dos unidades más para Australia y se vendió el diseño para una unidad en Turquía) o las fragatas F100 (con las que se consiguieron contratos con Noruega o Australia).

Características Principales
Eslora: 81 metros
Diámetro del casco: 7,3 metros.
Desplazamiento en inmersión: 2.965 toneladas
Autonomía: 21 días
Tripulación: 32 personas más 8 fuerzas especiales
Velocidad en superficie: 10 nudos
Velocidad en inmersión: 19 nudos
Capacidad de munición: 12 armas largas y 6 tubos lanzatorpedos


También te puede interesar:


Juan A Oliveira es el responsable de las Áreas de Ingeniería Naval Aplicada y Estructuras en CT Ingenieros. Desde 2013 edita y coordina el blog de temática naval vadebarcos.net. Puedes conectar con él a través de Twitter o LinkedIn.

Si te ha gustado la entrada, puedes recibir las nuevas entradas del blog en tu correo electrónico en el botón de abajo. Además, puedes seguir toda la actualidad del mundo de los barcos en el Twitter o el Flipboard de Vadebarcos.

Únete a 499 seguidores más

Un comentario en “A flote el S-81 Isaac Peral, uno de los submarinos más avanzados del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .