El submarino S-71 Galerna de la Armada Española

El submarino S-71 Galerna es un submarino diesel eléctrico de diseño francés construido por la Empresa Nacional Bazán (actualmente Navantia) en su astillero de Cartagena y entregado a la Armada Española en 1983. A pesar de haber superado ampliamente los 30 años de vida para los que estaba previsto, el submarino se encuentra realizando su quinta gran carena, al tener que mantenerse operativo ante los continuos retrasos en la entrega de los nuevos submarinos de la clase S-80.

La clase Galerna

En 1971 en España se nombró una comisión para decidir cuál sería el submarino que sustituyera a los cuatro viejos GUPPY americanos que formaban la clase S-30. Aunque se valoró la opción de los alemanes Tipo 209, la colaboración que habían iniciado nuestro país y Francia con la exportación del modelo francés Daphné para los S-60 de la clase Delfín pesó en la decisión de construir nuestros cuatro nuevos submarinos de la clase S-70 basados en el modelo Agosta.

s-35

Submarino S-35 Narciso Monturiol (fuente: Tecnología Marítima)

El proyecto de la clase Agosta cubría la necesidad francesa de sustituir los submarinos de la clase Narval, en activo desde finales de la década de los cincuenta. La Direction Technique des Constructions Navales francesa diseñó en la década de los setenta una nueva clase de buques basada en los submarinos diesel eléctricos de la clase Daphné. El proyecto de la clase Agosta no solo sirvió para armar al país francés, si no que fue un éxito de exportación al venderse a las armadas de España, Pakistán y Malasia.

De esta manera en 1975 se dio la orden de construcción en España de los dos primeros submarinos de la nueva clase S-70, y dos años después, la de los otros dos. La construcción de los cuatro submarinos se llevó a cabo en el astillero de la Empresa Nacional Bazán (actualmente Navantia) en Cartagena, poniéndose a flote el primero de ellos, el S-71 Galerna, el 5 de diciembre de 1981. Al igual que el primero, los otros tres recibieron también nombres de vientos, siendo bautizados como Siroco (S-72), Mistral (S-73) y Tramontana (S-74).

El S-71 Galerna

La entrega oficial del submarino a la Armada Española se produjo poco más de un año después, el 21 de enero de 1983. Con unas dimensiones de 67,6 metros de eslora por 6,8 metros de manga y un diámetros de 5,33 metros, el Galerna marca 1.490 toneladas de desplazamiento en superficie y 1.790 toneladas en inmersión.

Su doble casco está formado por 14 anillos de acero cerrados a proa y a popa por un casquete semiesférico. Entre el casco exterior y el casco resistente interior se encuentran los tanques de lastre y los tanques de combustible. Su vela, en donde se encuentra la escotilla de entrada principal al submarino, está hecha de una combinación de aleaciones ligeras de fibra de vidrio y resinas sintéticas. Existen otras dos escotillas, una a proa para el embarque de torpedos y otra a popa de la vela.

El Galerna cuenta con una tripulación de 54 personas (el capitán de corbeta al mando, 7 oficiales, 24 suboficiales y 22 cabos y marineros). Aunque la habitabilidad mejoró considerablemente con respecto a los submarinos de la clase S-60, debemos tener en cuenta que sigue siendo un submarino militar, y el espacio es muy reducido.

Un motor eléctrico de 3.500 kW se encarga de hacer girar la hélice que impulsa el submarino. Su energía proviene de una batería que se recarga periódicamente mediante dos generadores diesel de 850 kW. Su autonomía es de 8.500 millas a 9 nudos de velocidad navegando en la superficie, y de 350 millas a 3,5 nudos navegando sumergido, con una cota máxima de 300 metros de profundidad. A máxima velocidad de 20 nudos sumergido tan solo puede navegar un par de horas antes de tener que subir a profundidad de snorkel para arrancar los motores diesel y recargar sus baterías.

El Galerna va armado con 20 torpedos de tres tipos diferentes: ECAN L5 MOD4 (contra submarinos), ECAN F17 MOD1 (contra buques de superficie) y ECAN F17 MOD2 (contra ambos tipos de blanco). Los torpedos se disparan desde 4 tubos lanzatorpedos que cuentan con un sistema neumático que permite la carga y el lanzamiento con rapidez y baja firma acústica. Los mismos tubos sirven para lanzar minas de influencia magnética y acústica del tipo MCC 23, y con pequeñas modificaciones podrían disparar misiles anti buques de superficie.

A día de hoy, los submarinos oceánicos de la clase Galerna son la punta de lanza del arma submarina de la Armada Española. Las misiones típicas para las que fueron diseñados son entre otras la patrulla contra fuerzas de superficie o submarinas, el ataque al tráfico marino, el reconocimiento y vigilancia o el minado ofensivo.

El Galerna ha sido destacado por su aportación en la operación Active Endeavour de la OTAN, así como en otros ejercicios tanto de la alianza atlántica como nacionales, colaborando en numerosas ocasiones con unidades de superficie de la armada y unidades especiales de la Infantería de Marina, el Ejército de Tierra o el del Aire. Su última misión en el verano de 2017 fue la patrulla del Mediterráneo en la operación de vigilancia antiterrorista Sea Guardian de la OTAN.

La quinta gran carena

Aunque la vida útil del Galerna era de 30 años, los continuos retrasos en la entrega de los nuevos submarinos de la clase S-80 han llevado al submarino a su incrementar las cuatro grandes carenas que estaban planeadas, y realizar una quinta gran carena, proceso de mantenimiento en el que el submarino es sacado del agua y se realiza el desmontaje de aquellos equipos que no pueden desmontarse mientras está operativo para ser inspeccionados, mientras se inspeccionan también todos los componentes que afectan a la seguridad durante la inmersión. Las piezas y componentes que no superen las inspecciones anteriores son sustituidas, antes de volver a montar los equipos y realizar un conjunto de pruebas en seco, a flote y de mar, antes de poner de nuevo el submarino en servicio.

Estas tareas, valoradas en unos 40 millones de euros, se extenderán hasta finales de 2019 o principios de 2020, y el Galerna volverá de nuevo al mar esperando encontrarse con el nuevo S-81 Isaac Peral cuando este sea entregado en 2022.

FIN3.jpg

Fuente: ABC

Características generales

Desplazamiento: 1.490 toneladas
Eslora: 67,57 metros
Manga: 6,8 metros
Calado : 5,4 metros
Armamento: 4 tubos lanzatorpedos de 550 mm y 20 torpedos, o 19 minas y 7 torpedos
Potencia instalada: 3.500 kW
Velocidad máxima: 20,5 nudos en inmersión, 12 nudos en superficie
Tripulación: 54 personas


Juan A Oliveira es el responsable de las Áreas de Ingeniería Naval Aplicada y Estructuras en CT Ingenieros. Desde 2013 edita y coordina el blog de temática naval vadebarcos.net. Puedes conectar con él a través de Twitter o LinkedIn.

Si te ha gustado la entrada, puedes recibir las nuevas entradas del blog en tu correo electrónico (busca cómo en la barra de la derecha). Además, puedes seguir toda la actualidad del mundo de los barcos en Twitter o Flipboard.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.