Ángeles Alvariño

Ángeles Alvariño González, nacida en Ferrol el 3 de octubre de 1916, es la única mujer científica española que aparece en la Encyclopedia of World Scientists, obra que incluye a los 1.000 científicos más importantes de todos los tiempos, y en la que solo figuran otros dos españoles (los premios Nobel Severo Ochoa y Ramón y Cajal).

Sobre ella hay mucho escrito. Sin embargo, parece que todavía no se le da el crédito que merece, ni siquiera en su Ferrol natal, donde una pequeña “placita” dentro del campus de Esteiro, solamente señalada por una placa ilegible desde más de 2 metros de distancia, nos recuerda que esta mujer nació en esta esquina del noroeste peninsular.

Jimena Quirós y Ángeles Alvariño, pioneras de la oceanografía española

Durante el mes de junio se celebran el Día Mundial de los Arrecifes, del Medio Ambiente, de la Lucha Contra la Pesca Ilegal, de los Océanos, de las Tortugas Marinas, de la Hidrografía y de la Gente de Mar entre otros, y muchas han sido y siguen siendo las mujeres relacionadas con todos y cada uno de estos temas. Podríamos destacar mil nombres pero nos quedaremos con dos en especial, dos pioneras de la oceanografía española, Jimena Quirós y Ángeles Alvariño.

Celeste Caeiro, la revolución de los claveles y las mujeres en la Marinha Portuguesa

Cada 25 de abril se conmemora, además del Día de la Liberación en Italia y el día de los ANZAC’s en Australia y Nueva Zelanda, el día en que la Revolución de los Claveles, el levantamiento militar que en 1974 provocó en Portugal la caída de la dictadura salazarista que dominaba el país desde 1926.
Esta efeméride nos lleva a profundizar en la historia de las mujeres de la mar de Portugal, un país con una dilatada trayectoria de navegaciones, descubrimientos y posesión de colonias que siguen siendo muy relevantes en el mundo marítimo por diversas razones, como Mozambique por sus caladeros de pesca, Malaca por ser uno de los más importantes corredores marítimos a nivel mundial, Angola por sus reservas de petróleo y gas de alta calidad, o las regiones autónomas de Madeira y Azores, que despuntan por sus centros de investigación marina.

Vigo, la conserva y «la Señorita de Massó»

En la historia de la conserva en Galicia, especialmente en Vigo y alrededores, aparecen nombres como Albo, Alonso, Curbera, Goday, Tapias, Massó, Serrats… Muchas de estas familias terminaron por estar relacionadas entre sí mucho más allá de los negocios, llegando a establecerse claras endogamias entre miembros de algunas de ellas.
Pero lo más interesante son, en primer lugar, los orígenes de algunas de estas familias (claramente divididos entre fomentadores (foráneos) y patrianos (locales)) y empresas y, en segundo, el impacto que tuvieron en la sociedad gallega a lo largo de sus años de historia.

Ainhoa Leal Díaz, responsable del archivo y la biblioteca de la Fundación Exponav

Si presentamos el Edificio Herrerías como una de las maravillas a conocer de la “ciudad naval”, no lo es menos la responsable de su archivo y biblioteca, quien en tan solo unos años ha dado una vuelta completísima a los fondos de la Fundación y ha llevado a cabo una labor inestimable en lo que a su puesta en valor se refiere. Hoy, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, aportamos nuestro grano de arena con la historia de Ainhoa Leal, una auténtica Científica de la Documentación… aplicada a nuestro sector.

Grace Murray Hopper, Amazing Grace

Este año se espera que Google ponga en funcionamiento un nuevo cable submarino que conectará España con Estados Unidos y Reino Unido. Este cable no tendrá otro nombre que el de Grace Hopper, un honor muy merecido para la considerada primera hacker de la historia, creadora, entre otros, del lenguaje COBOL y cuyo nombre porta desde hace años el segundo buque de la Marina estadounidense con nombre de mujer.

Sylvia Alice Earle, la Dama de las profundidades

Durante el IV Congreso Internacional de Áreas Marinas Protegidas, celebrado en Chile en 2017, una de las más ilustres ponentes aseveró que “La humanidad ha ignorado los límites” haciendo uso de los mares en beneficio propio de tal manera que ha desencadenado “el deterioro brutal y crítico de los ecosistemas”.
Fueron éstas palabras de Sylvia Alice Earle, oceanógrafa, investigadora, exploradora, gestora y docente de renombre, conocida como la “Dama de las profundidades” (Her Deepness) o “la Juana de Arco de los océanos”, según James Cameron, entre otras cosas por las más de cien expediciones marinas a sus espaldas y sus más de 7.000 horas de trabajo bajo del agua.

Valentina Orlikova, capitana de un ballenero

La caza de la ballena industrializada se impondría en realidad durante el siglo XIX y, sobre todo, el XX, con flotas bien equipadas y financiadas, que reportarían a cambio enormes beneficios económicos, aunque al alto precio de esquilmar prácticamente a todas las especies de ballenas.
Entre esas flotas industriales se encontraba la flota ballenera soviética, vista como ilegal por muchas otras, y en la cual existía un elemento diferenciador respecto a todas las demás: la presencia de un número relativamente elevado de mujeres a bordo. Sus cargos y tareas no se limitaban a las áreas de “fonda y hotel”, sino que también estaban embarcadas científicas, operadoras de radio, etc. Pero su máximo exponente sería una capitana, la única capitana de un barco ballenero, Valentina Orlikova, que estaría al mando del ballenero “Storm” entre 1947 y 1953.