Cuando en 1902 Marconi utilizó el crucero Carlo Alberto como base de sus experimentos

Hace 120 años, durante el verano de 1902, el buque italiano Carlo Alberto sirvió como base de los experimentos del joven inventor italiano Guillermo Marconi en su desarrollo de la telegrafía sin hilos, lo que hoy en día conocemos comúnmente como la radio.

El crucero Carlo Alberto fue el segundo y último buque de la clase de cruceros Vettor Pisani de la Regia Marina italiana desarrollados durante la última década del siglo XIX. Bautizado en honor de Carlos Alberto de Cerdeña (1798 – 1849), Rey de Cerdeña, Duque del Piamonte y Príncipe de Carignano. El buque fue puesto en servicio el 1 de mayo de 1898 en el Arsenal de La Especia, en el noroeste de Italia.

El crucero Carlo Alberto

Un año antes, el 14 de mayo de 1897, un joven Guillermo Marconi de 23 años había realizado la primera comunicación inalámbrica a través del mar en el canal de Bristol, uniendo Lavernock Point con la isla de Flat Holm. Tan solo cuatro años y medio después, el 12 de diciembre de 1901, Marconi marcaba un hito en la historia de la comunicación moderna transmitiendo señales inalámbricas a través del océano Atlántico entre una estación en San Juan de Terranova (Canadá) y otra en Poldhu (Cornualles, Reino Unido) separadas 3.425 kilómetros, demostrando que a pesar de la curvatura de la Tierra las señales podían viajar miles de kilómetros.

La estación de Poldhu

Para el año 1902, Marconi quería aumentar la distancia de transmisión, y para ello se puso en marcha la construcción de una nueva estación en Glace Bay (Nueva Escocia, Canadá) a casi 4.000 kilómetros de Poldhu. Mientras avanzaban las obras, y para que pudiera seguir realizando pruebas de transmisión, el rey de Italia Víctor Manuel III invitó al inventor italiano a utilizar el crucero Carlo Alberto para sus experimentos mientras el rey navegaba hacia Inglaterra para asistir a la coronación de Eduardo VII y Alejandra de Dinamarca.

El historial del buque hasta ese momento incluía un despliegue en América del Sur en 1898 y otro al lejano oriente en 1900, para ser luego asignado a la flota del Mediterráneo italiana. Para dar soporte a los experimentos de Marconi, se instaló un sistema de antenas diseñado por el propio inventor entre los mástiles del buque, y en su interior contaba con un detector magnético, un aparato precursor de la radio que se convirtió en el receptor estándar durante la primera década del siglo, antes de ser reemplazado por los tubos de vacío.

El Carlo Alberto con las antenas de Marconi

Una apendicitis del futuro rey Eduardo retrasó la coronación hasta el 9 de agosto, tiempo que aprovechó el rey de Italia para visitar al Zar Nicolás II en Kronstadt, en donde Marconi les hizo una demostración del funcionamiento de la radio a bordo del Carlo Alberto comunicándose con Poldhu, a unos 2.450 kilómetros de distancia. El inventor continuó con sus experimentos enviando señales a su estación de Cornualles desde el Báltico, el mar del Norte y el golfo de Bizcaya. De regreso de Inglaterra, el Carlo Alberto fondeó en la ría de Ferrol el 27 de agosto con el fin de cargar víveres, carbón y agua. Durante su breve parada de un día en la ciudad departamental el almirante Mirabello, el capitán Martini y Marconi fueron recibidos por el vicecónsul de Italia en Ferrol, Nicasio Pérez, el Capitán General del Departamento, el Gobernador Militar y el Comandante General del Arsenal.

El 1 de septiembre el buque llegó a Cádiz, fondeando en la Punta de San Felipe. Dos oficiales se acercaron a tierra en un bote para recoger la correspondencia que había en Correos para los tripulantes del barco. A su vuelta los acompañó un redactor del Diario de Cádiz, que pudo entrevistar al joven inventor italiano, que un poco más tarde desembarcó para acudir al Teatro Principal acompañado por el general Ceballos. Detrás de las visitas de Marconi a Ferrol y Cádiz se encontraba su interés por instalar en ambas ciudades futuras estaciones emisoras de telegrafía sin hilos, la de Ferrol para cubrir parte del tráfico del Atlántico Norte y la de Cádiz para dar servicio al Atlántico Central y al sur del Mediterráneo, para lo cual llevó a cabo una serie de comprobaciones técnicas en tierra.

El viaje del Carlo Alberto

Las diferentes pruebas de transmisión desde el Carlo Alberto sirvieron al inventor italiano para afinar el sistema y probar que las grandes áreas continentales así como las montañas situadas entre las estaciones emisoras no impedían la comunicación. Entusiasmado por los resultados, el Ministro de la Marina italiana no esperó a que el buque llegara al Arsenal de La Especia para confirmar que la colaboración con Marconi continuaría durante los siguientes meses y el propio crucero trasladaría al inventor a su nueva estación de Glace Bay en Canadá. Así, el buque partió el 9 de octubre tras una estancia de un mes en su base y cruzó el Atlántico. Mientras navegaban, se mantuvieron en todo momento en contacto con Poldhu, incluso bajo las terribles tormentas que se encontraron cruzando el Atlántico.

Finalmente, el 15 de diciembre de 1902 Marconi y su equipo conseguían transmitir mensajes entre Glace Bay y Poldhu, y el Carlo Alberto, una vez finalizada su tarea, fue enviado a Venezuela para participar en el bloqueo naval que el Imperio Británico, el Imperio alemán y el Reino de Italia habían establecido para reclamar el pago inmediato de las deudas contraídas por el gobierno venezolano con las compañías de sus connacionales. El crucero se mantendría en las costas del país sudamericano hasta la firma del Protocolo de Washington el 13 de febrero de 1903 por el cual Venezuela pagaría a plazos sus deudas con el 30% de sus ingresos de aduana.

Tras su vuelta a Italia el Carlo Alberto fue destinado a Salónica, antes de pasar a servir como buque escuela torpedero entre 1907 y 1910. Mientras esto pasaba, Marconi era galardonado en 1909 junto con el alemán Karl Ferdinand Braun en reconocimiento a sus contribuciones al desarrollo de la telegrafía sin hilos. Su aportación en este campo fue de gran importancia a la hora de salvar cientos de vidas en el mar. Cuando el Titanic chocó con un iceberg el 14 de abril de 1912, el detector de Marconi permitió comunicarse con los buques que rescataron a los supervivientes del naufragio.


También te puede interesar:


Juan A Oliveira es Ingeniero Técnico Naval por la Universidade da Coruña y MBA por la UNIR. Desde 2013 edita y coordina el blog de temática naval vadebarcos.net. Puedes conectar con él a través de Twitter o LinkedIn.

Si te ha gustado la entrada, puedes recibir las nuevas entradas del blog en tu correo electrónico en el botón de abajo. Además, puedes seguir toda la actualidad del mundo de los barcos en el Twitter o el Flipboard de Vadebarcos.

Únete a 595 seguidores más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.