Candela C-8, la revolución eléctrica de la náutica de recreo

Absolutamente silenciosa, muy marinera, totalmente conectada, con cero mantenimiento, hasta un 95% más económica y con la mayor autonomía alcanzada por una embarcación completamente eléctrica. La Candela C-8, la segunda generación de embarcaciones de recreo hidroalas del fabricante sueco, promete ser toda una revolución en el sector de la náutica de recreo.

La electrificación del sector naval continúa imparable. La compañía sueca Candela, fundada por Gustav Hasselskog en 2014 en Lidingö, al este de Estocolmo, tiene como misión acelerar la transición del uso de combustibles fósiles a fuentes no contaminantes en el transporte marítimo. Para ello, cuenta con un equipo de más de 70 ingenieros llegados de más de 20 países expertos en diferentes campos como la hidrodinámica, la ingeniería estructural, el machine learning o el diseño de hardware.

A finales de 2016 lanzaron su primer prototipo, el Candela C-7, que con sus 50 millas náuticas de autonomía a una velocidad media de 20 nudos se convirtió tras su lanzamiento al mercado en 2019 en la embarcación eléctrica más vendida en Europa en 2020. Todo lo aprendido en la C-7, unido a una importante inyección económica de Chris Anderson, millonario al frente de la fundación TED, que permitió a la compañía incrementar su inversión en I+D+i durante los últimos dos años, permitió a Candela desarrollar la recientemente presentada en sociedad C-8, su embarcación más ambiciosa hasta la fecha y con la que esperan batir en ventas a embarcaciones similares alimentadas por combustibles fósiles.

Para ello, al igual que anteriormente en la C-7, su sistema de hidroala será clave. Propulsar una embarcación de desplazamiento o de planeo requiere grandes cantidades de energía, que acabarían con la carga de las baterías en media hora de navegación. Para evitarlo, Candela ha dedicado un gran esfuerzo en la optimización mediante simulación CFD (Computational fluid dynamics, Mecánica de fluidos computacional) del casco de la C-8 para que el consumo de energía sea mínimo hasta los 16 nudos de velocidad, momento en el que la embarcación se eleva por encima del agua sobre sus hidroalas (hydrofoils en inglés) reduciendo enormemente su resistencia al avance y hasta un 80% el consumo de energía frente a embarcaciones convencionales.

Con su batería iones de litio de 44 kWh, la C-8 alcanza una autonomía de 50 millas náuticas a 24 nudos de velocidad, 4 más que su predecesora y cuatro veces más que cualquier otra embarcación eléctrica del mercado. La navegación es controlada en todo momento por el software Flight Controller instalado en el barco, que mediante diferentes sensores controla la posición de la embarcación, la velocidad y su aceleración y ajusta automáticamente mediante cientos de pequeños cambios por segundo las hidroalas para mantener la C-8 estable en todo momento. Cuando la embarcación está en puerto, las hidroalas se retraen dentro del casco, evitando accidentes y reduciendo la necesidad de antifouling que las mantenga libres de flora y fauna marina.

Gracias al C-POD, el propulsor eléctrico desarrollado por la propia compañía, la embarcación no solo alcanza una velocidad máxima de 30 nudos, sino que lo hace en completo silencio, sin contaminación alguna y sin apenas estela. Otras de las claves del propulsor C-POD es su bajo mantenimiento, ya que según el fabricante sueco puede operar durante 4.000 horas sin paradas, el equivalente a 20 años de servicio navegando unas 10 horas a la semana.

El casco de la C-8 está fabricado en fibra de carbono, y en sus 8,5 metros de eslora por 2,5 metros de manga hay espacio para ocho personas, con un camarote para dos adultos y dos niños, bañera en popa y un baño. El puesto de mando está dominado por una pantalla táctil de 15,4 pulgadas, desde la que a través de la interfaz de usuario diseñada por la propia Candela se controlan todos los aspectos de la embarcación, desde el aire acondicionado a la navegación. El sistema incluye un piloto automático que permite que el barco siga un rumbo predeterminado sin nadie al timón.

Desde su lanzamiento, la Candela C-8 ha recibido más de cien pedidos, aunque su precio de 290.000 euros está al alcance de muy pocos. Desde la compañía esperan repetir y superar el éxito de ventas de la C-7, mientras trabajan en desarrollar un portfolio completo de embarcaciones hidroalas eléctricas, entre las que se encuentra el Candela P-30, un ferry con capacidad para treinta pasajeros y que ya ha recibido un primer pedido de la región de Estocolmo, en donde se espera que esté navegando en 2023.

Características principales
Eslora: 8,50 metros
Manga: 2,50 metros
Pasajeros: 8
Velocidad de crucero: 24 nudos
Velocidad máxima: 30 nudos
Autonomía: 50 millas náuticas
Baterías: 44 kWh
Carga: 230Vx1x16A, 13 horas; 230Vx3x32A, 2,5 horas


También te puede interesar:


Juan A Oliveira es Ingeniero Técnico Naval por la Universidade da Coruña y MBA por la UNIR. Desde 2013 edita y coordina el blog de temática naval vadebarcos.net. Puedes conectar con él a través de Twitter o LinkedIn.

Si te ha gustado la entrada, puedes recibir las nuevas entradas del blog en tu correo electrónico en el botón de abajo. Además, puedes seguir toda la actualidad del mundo de los barcos en el Twitter o el Flipboard de Vadebarcos.

Únete a 577 seguidores más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.